Año XXI - Madrid, Lunes 20 de Agosto de 2018
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
cubaeconómca
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre

Economía

Con permiso... Tres preguntas

Javier Nart: "El regimen cubano lógicamente evolucionará"
Cubaeconómica.com / 26-02-2018
Javier Nart Peñalver, eurodiputado por Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía

Javier Nart Peñalver, eurodiputado por Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía

Javier Nart Peñalver es eurodiputado por Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, integrado en la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE). Allí, es miembro de la Subcomisión de Seguridad y Defensa del Parlamento Europeo, así como vicepresidente de su Delegación en la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE que reúne a representantes de 78 países de África, el Caribe y el Pacífico (ACP) y a 78 diputados del Parlamento Europeo.

Además, contribuyo a la elaboración de un informe sobre las relaciones políticas con América Latina que, analiza los vínculos y oportunidades entre ambas regiones y tras ser aprobado por el pleno de Estrasburgo, fija un nuevo marco de relaciones de la UE con la región.


Sobre este y otros aspectos, como la aprobación del acuerdo de diálogo político y cooperación con Cuba que puso fin a la denominada "Posición Común", tuvimos la ocasión de formularle las siguientes "Tres Preguntas" en torno al país caribeño. Estas son parte de una entrevista más extensa que ha sido publicada este fin de semana en EL BOLETÍN.


Se le ha escuchado manifestarse con cierto escepticismo respecto a los nuevos marcos de relaciones con algunos países ¿Cómo valora el acuerdo de diálogo político y cooperación con Cuba impulsado por la UE?


En el acuerdo con Cuba yo estoy de acuerdo en todo, salvo en decir que esto se hace en favor de la democracia en Cuba. No señor, se hace en favor de los negocios. En todos los acuerdos de asociación de la UE, tenemos el artículo 2, generalmente, que es la cláusula democrática en la que se dice que el acuerdo se suspenderá si se viola alguno de los Derechos Humanos principales. Pues bien, no se ha suspendido nunca un acuerdo. Por lo tanto, yo soy partidario de afrontar la realidad. Quitemos la cláusula democrática, que yo le llamo cláusula hipócrita, y dejemos de decir que el Convenio con Cuba queda sometido al cumplimiento de los Derechos Humanos. Decir que hay que darle unos años para ver si se cumple, supone unos años de represión, de cubanos en la cárcel, de la misma situación de falta de libertades en Cuba, etc. Si queremos sexo, llamémosle sexo, es decir, negocios; pero no le llamemos amor que es democracia.


¿Qué opina entonces de explorar otro tipo de alternativas como la vía de las sanciones, como se ha hecho con Venezuela?


Soy extremadamente escéptico de un régimen de sanciones a un régimen blindado que sabe que la salida del mismo es una salida tan traumática que puede significar la cárcel. La anterior fiscal venezolana, la verdadera; pese a ser nombrada por Chávez, denunció al Gobierno de Maduro y Diosdado como un narcoestado. Esto es una realidad. En consecuencia, el futuro que tienen es evidente: no podrán nunca proceder a un cambio democrático porque no supone un simple cambio de Gobierno, sino que hablamos de todo un cambio de régimen. Por lo tanto, decir que hay que buscar una salida electoral es algo así como decir que hay que buscar la castidad en una casa de putas: lo tienes difícil.

Cuando usted ha hablado de Venezuela o de Cuba tiende también a incidir mucho en el papel que juega el Ejército en los dos países ¿Por qué?


En el franquismo, el ejército era una institución secundaria, que no tenía ninguna relevancia social, sino icónica. De hecho, no tuvo ningún rol más allá de lo que hicieron algunos descerebrados, pero objetivamente quedó fuera de la circulación durante la Transición. El problema en Cuba y en Venezuela, como lo es también en Egipto, es que el ejército es esencial en la economía. La economía cubana está controlada por Gaesa que es la institución económica de las Fuerzas Armadas dirigidas por un general que es López Calleja; así que no perdamos el tiempo con lo que significa el Partido Comunista Cubano, la retórica de la Revolución y demás historias. Hay que ir a la esencia de las cosas. Yo pongo el ejemplo de la cerveza: si nos quedamos en la espuma es blanca; pero la cerveza es amarilla, está debajo.


Una situación se comprende cuando comprendes los resortes de poder que son económicos y si resulta que la economía, la política y la milicia es todo uno, esa Santísima Trinidad nos da un Dios Verdadero que es quien controla la economía y es el ejército. ¿Y estos van a permitir perder el poder verdadero abriendo un proceso constituyente en libertad y en elecciones? El regimen lógicamente evolucionará. Terminó Mao, pero el partido comunista subsiste. En Europa oriental, el partido comunista de la Unión Soviética ha desaparecido, pero las instituciones oligárquicas se mantienen. Por lo tanto, dejemos de hablar de supraestructuras ideológicas y vayamos a las estructuras socio-económicas.