Crónicas habaneras

Los partidarios del capitalismo más salvajes de entre las filas del Partido Republicano de EEUU deben estar frotándose los ojos sin poder creerlo. La liberalización sorprende a EEUU

Los partidarios del capitalismo más salvajes de entre las filas del Partido Republicano de EEUU deben estar frotándose los ojos sin poder creerlo. El mercado laboral, liberalizado hasta sus últimas consecuencias, ha sido puesto en marcha y, pese a sus esfuerzos, no han sido ellos los promotores ni se aplica en el país inventor del movimiento neoliberal. Los socialistas cubanos les han tomado ventaja en su propio terreno. Después de anunciar hace meses el despido de medio millón de funcionarios, el diario Granma, órgano del Partido Comunista de Cuba, explicó a la población el pasado 7 de diciembre cuál será el finiquito por los servicios prestados. El más afortunado de entre los funcionarios despedidos, aquel que haya trabajado más de 30 años para el Estado, recibirá un mes de sueldo completo y cinco mensualidades por un importe equivalente al 60% al salario básico. Pero ese, como decimos, será el más afortunado. Aquellos que no alcancen los 10 años de trabajo cobrarán un mes de salario completo. Nada más. Pasado el plazo estipulado, si (el funcionario despedido) no ha logrado emplearse, se da por terminada la relación laboral con el Estado. Cuba se convierte en la Meca del despido prácticamente libre.

Nuevas relaciones comerciales

La relación comercial entre Cuba y Texas, estancada la pasada primavera, se volvió a reactivar gracias a que la gran empresa portuaria CMA CGM anunció en ese periodo que iniciaría el ‘comercio de contenedores’ entre la mayor de Las Antillas y el puerto de Houston. Muchos empresarios estadounidenses y analistas especializados en las relaciones entre Washington y La Habana se maravillaron entonces al poder pensar que un acuerdo entre la Isla y uno de los bastiones del Partido Republicano de EEUU podría llegar a reflejar una evolución cada vez más favorable a la relajación del embargo. En cambio, varios meses después, ese comercio es apenas visible. CMA CGM tenía planeado el envío de entre unos 200 y 300 contenedores en el mes de octubre, pero tan sólo logró desplazar unos 30. En septiembre, pasó otro tanto de lo mismo ya que apenas un 20% de los envíos planeados llegó a materializarse realmente. La culpa, según la opinión del director de estrategia comercial de esta compañía, George Armaos, la tienen las autoridades cubanas, que prefieren cumplir los acuerdos con países gobernados por una línea ideológica parecida a la suya como es el caso de el país latinoamericano Venezuela.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA