Crónicas habaneras

El arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, ha sido el encargado de oficiar una misa en la cárcel Cobinado del Este, situada en la capital de la Isla, en la víspera de la celebración de Navidad. Misa desde el penal

El arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, ha sido el encargado de oficiar una misa en la cárcel Cobinado del Este, situada en la capital de la Isla, en la víspera de la celebración de Navidad. Gracias a esta eucaristía, los diferentes presos que practican la religión católica, han podido recibir las bendiciones que les preparan para afrontar el nacimiento de Jesús. La celebración se ha celebrado a las 9:00 de la mañana (15:00 hora española) del día 24 de diciembre, ya que el cardenal ha sido el encargado, también, de oficiar la ‘misa del Gallo‘ en la Catedral de La Habana. No es la primera vez que Ortega se encarga de celebrar una misa en este día tan señalado, ya que en 2009 acudió al mismo penal. Laura Pollán y Berta Soler, líderes de las Damas de Blanco, han considerado que esta decisión, tomada por Ortega, es una muestra de apoyo hacia los once presos políticos que esperan ser liberados, después de que el alto cargo eclesiástico de la mayor de Las Antillas anunciara en el pasado mes de julio la excarcelación de los 52 disidentes detenidos en la Primavera Negra de 2003. El ofrecer misas previas a la Navidad es una práctica que ha sido autorizada por el Gobierno cubano desde el año 2008. Antes de este periodo los sacerdotes católicos y los representantes de otras religiones ya disponían de permiso para poder visitar a los presos de las cárceles de la Isla.

Peligro de extinción

Expertos botánicos cubanos coinciden en la necesidad de preservar una palma endémica situada en la región central de Cuba. El árbol conocido como yarey o yarey macho, sobrevive en las sabanas y matorrales secundarios , surgidos tras la explotación de los bosques que pierden parcialmente su follaje sobre suelos de arcillas pesadas. Algunos especialistas del Jardín Nacional Botánico de la mayor de Las Antillas creen que la sobreexplotación es la principal amenaza hacia esta especie. Estos mismos expertos han indicado que las plantas adultas son las que se ven más afectadas por este problema, ya que las hojas maduras de estas son muy utilizadas en los techos de las viviendas, además de ser adquiridas por los jóvenes para elaborar cintas que sirvan para posteriormente amarrar el guano. Por otro lado la degradación y la destrucción del hábitat de la palma yarey está muy relacionada al desarrollo de la agricultura, la ganadería y la industria azucarera, a lo que hay que añadir el uso desproporcionado de sus poblaciones.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA