Héctor PÉREZ ‘Cuentapropista‘, propietario de una pizzería en La Habana

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Héctor Pérez, graduado técnico de nivel medio y con habilidades en computación y para hablar el inglés, regenta una pizzería en la capital cubana en pleno auge del trabajo por cuenta propia, o ‘cuentapropismo’, como llaman en la Isla al sector privado. En conversaciones con Prensa Latina, Pérez, a sus 45 años, residente en el municipio de Boyeros, ubicado al sur de La Habana, nunca pensó que llegaría a tener su propio negocio y “tantos proyectos en mente”. Comenzó hace alrededor de un año y medio, vendiendo refrescos y alimentos ligeros, y en la actualidad tiene una amplia oferta de pizzas, espaguetis y postres, además de planes de seguir creciendo. Héctor Pérez, graduado técnico de nivel medio y con habilidades en computación y para hablar el inglés, regenta una pizzería en la capital cubana en pleno auge del trabajo por cuenta propia, o ‘cuentapropismo’, como llaman en la Isla al sector privado. En conversaciones con Prensa Latina, Pérez, a sus 45 años, residente en el municipio de Boyeros, ubicado al sur de La Habana, nunca pensó que llegaría a tener su propio negocio y “tantos proyectos en mente”. Comenzó hace alrededor de un año y medio, vendiendo refrescos y alimentos ligeros, y en la actualidad tiene una amplia oferta de pizzas, espaguetis y postres, además de planes de seguir creciendo.

– ¿Cómo fueron sus primeros pasos como ‘cuentapropista’?

– Mi vida como ‘cuentapropista‘ cambió a principios de 2011, cuando decidí probar fortuna atraído por las facilidades dadas en Cuba al sector no estatal. El Gobierno amplió la cifra de actividades autorizadas, estableció adecuaciones al régimen tributario, agilizó trámites, permitió el arrendamiento de locales y dio pasos -aunque limitados aún- en función de crear un mercado mayorista. Una de las exenciones promovidas me beneficia directamente, porque libera del pago de impuestos por la utilización de fuerza de trabajo a dueños de negocios con hasta cinco empleados. A partir de esas medidas, creció en la Isla la cantidad de trabajadores privados hasta rondar los 390.000, en unas 180 actividades, con destaque para la contratación de personas, el transporte de pasajeros y cargas, la venta de alimentos y el alquiler de viviendas.

-¿Cómo ve el futuro para los trabajadores por cuenta propia?

– Según pronósticos, los ‘cuentapropistas‘ deben sobrepasar este año el medio millón, y en un futuro no muy lejano su aporte pudiera ubicarse en el 40% del Producto Interno Bruto (PIB) de Cuba. Las cosas han ido mejorando poco a poco, hay facilidades, pero no todo es color de rosa; por ejemplo, me gustaría tener posibilidades de comprar ingredientes y otros productos claves en un mercado grande. Mi local se encuentra ubicado en uno de los sitios más buscados de la zona, de por sí muy movida a partir de la cercanía de escuelas y concurridas paradas del transporte público. Respecto a mis planes de futuro, mis aspiraciones son las de ampliar el local y poder brindar mis servicios al turismo, un sector creciente en la nación caribeña, que espera en 2012 el arribo de la cifra récord de casi 3.000.000 de visitantes extranjeros.

-Hablenos del ‘cuentapropismo incorporado a la sociedad…

– En los últimos dos años, los trabajadores privados han comenzado de manera gradual a incrementar su protagonismo en la sociedad. Los ‘cuentapropistas‘ acceden al sistema de jubilaciones, más del 80% de ellos pertenecen a sindicatos, y participan en diferentes eventos. Por primera vez después de varias ediciones, el sector no estatal formó parte en mayo último del ejercicio Meteoro, una iniciativa anual de la Defensa Civil cubana para preparar al país de cara a la ocurrencia de catástrofes y desastres naturales. También fue notable su presencia -el Primero de Mayo- en el desfile por el Día Internacional de los Trabajadores, cuando miles de ‘cuentapropistas‘ se sumaron a las concentraciones y festejos. El ‘cuentapropismo‘ asimila a personas incluidas en el reordenamiento laboral, proceso encaminado aquí hacia una mayor eficiencia en la fuerza de trabajo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA