La campaña a toda marcha…

A toda marcha circula por estos días la campaña de las autoridades cubanas para convencer a los cientos de miles que quedarán desempleados en los próximos meses, o a todos aquellos que se lancen a trabajar privadamente, de que tienen las puertas abiertas para laborar por cuenta propia. A toda marcha circula por estos días la campaña de las autoridades cubanas para convencer a los cientos de miles que quedarán desempleados en los próximos meses, o a todos aquellos que se lancen a trabajar privadamente, de que tienen las puertas abiertas para laborar por cuenta propia.

La cosa ha tomado tal ritmo que Radio Bemba se ha quedado asombrada, pues si al comienzo la prensa cubana, tan parca en los temas que interesan a la gente, no decía casi nada para esclarecer miles de dudas, ahora dedica páginas enteras a responder las interrogantes más disímiles, e incluso después de muchísimos años sin publicar un editorial, el periódico Granma dedicó uno, no directamente al «cuentapropismo» -como se le dice aquí al trabajo privado- sino a un tema directamente relacionado, el del debate de los Lineamientos del próximo congreso del Partido Comunista, en los cuales a este asunto se le confiere una importancia de primera línea, y en el texto llamaba a la gente a discutir sin temor y expresar sus dudas, preocupaciones e inconformidades.

Por su lado, la televisión nacional transmitió un programa especial en horario estelar con un panel de reconocidos periodistas que tuvieron el privilegio de poder preguntarle todo lo que se les ocurrió a las ministras de Trabajo y Seguridad Social y de Economía y Finanzas, en un país donde es casi un milagro divino que un ministro abra la boca.

La televisión aclaró que este era el primero de una serie de programas de ese corte, e incluso brindó varias direcciones de correo electrónico para que los televidentes puedan esclarecer por esa vía todas sus inquietudes.

Tal despliegue, a juicio de Radio bemba, indica que la cosa va en serio para que el cuentapropismo se convierta en una opción real para una parte de aquellos que queden sin trabajo en las empresas estatales. Tanto es así que una de las ministras, al intervenir en el programa, advirtió que uno de los propósitos de las autoridades es «borrar» la imagen que se instauró a lo largo de los últimos años en la mente de muchos cubanos de que los trabajadores por cuenta propia eran poco menos que delincuentes.

Al parecer, la campaña va surtiendo efecto, pues si al principio las dudas sobre el futuro de esa opción laboral y el temor a los altos impuestos tenían a muchos sacando cuentas, por estos días son cada vez más numerosos los grupos que se agolpan ante las oficinas de los gobiernos municipales para averiguar por las oportunidades de trabajo por cuenta propia o formalizar ya su inscripción.

Según el propio diario Granma, solo en el primer mes, más de 81 mil personas solicitaron licencias para ejercer alguno de los 178 oficios autorizados para el ejercicio de la gestión privada, y no se trata solo de desempleados, sino, en muchos casos, de personas que mantienen su trabajo, pero que desean de alguna forma reforzar sus precarias entradas monetarias.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA