Las mejores pizzas, en el barrio Chino

La mezcolanza de culturas que hacen de Cuba un país único (sincretismo le dicen los más cultos) es la causa de que los dioses de las religiones africanas sean identificados en las imágenes de los santos católicos, el kimbombó venido con los esclavos africanos sea un plato tan apetecido como los frijoles hechos a la usanza española… o que las mejores pizzas se sirvan en los restaurantes del Barrio Chino. La mezcolanza de culturas que hacen de Cuba un país único (sincretismo le dicen los más cultos) es la causa de que los dioses de las religiones africanas sean identificados en las imágenes de los santos católicos, el kimbombó venido con los esclavos africanos sea un plato tan apetecido como los frijoles hechos a la usanza española… o que las mejores pizzas se sirvan en los restaurantes del Barrio Chino.

Así de rara es la cosa, y aunque en La Habana no son pocos los restaurantes de comida italiana, pues los cubanos son amantes de las pizzas y los espaguetis, para muchos las mejores sólo se encuentran en los restaurantes patrocinados por sociedades chinas, en las callejuelas donde hasta 1959 creció la comunidad de ese país asiático más grande de América después de la de San Francisco, California, que tras la llegada del comunismo languideció y que en los últimos años, bajo el influjo del turismo y del interés de las autoridades por «revitalizar» las tradiciones, ha vuelto a prosperar como una postal multicolor en medio de las derruidas calles del barrio de Centro Habana.

Uno de esos restaurantes lleva un nombre igualmente exótico e inexplicable: Bavaria-Dragones, y allí usted es recibido por uno de los pocos descendientes de asiáticos «legítimos» que quedan en la Isla, quien lo invita a subir una estrecha escalera que desemboca a un salón elegante, y sobre todo, bendecido por el aire acondicionado, donde se disfruta de una excelente atención de jóvenes camareros (ninguno chino) y se pueden degustar, como es natural, los platos de una muy variada carta llena de recetas de nombres impronunciables.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA