Wifi en Cuba, aumentan las insatisfacciones

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Pasada la euforia de los cubanos por la apertura de unos 35 puntos de internet inalámbrico en el país, aumentan las insatisfacciones por la calidad del servicio, sobre todo por la falta de tarjetas y la incomodidad de los lugares donde ha sido establecido. Pasada la euforia de los cubanos por la apertura de unos 35 puntos de internet inalámbrico en el país, aumentan las insatisfacciones por la calidad del servicio, sobre todo por la falta de tarjetas y la incomodidad de los lugares donde ha sido establecido.

Muchos clientes alegan que si fue salvado el problema del acceso a la tecnología por Etecsa, el monopolio de las comunicaciones en la isla, sus directivos podían haber resuelto algo más sencillo, habilitar el servicio en lugares donde conectarse con confort y no en calles y plazas, donde los clientes tienen que acomodarse en bancos a pleno sol e incluso en contenes o en el piso.

Pero los que más disgusta a muchos es la falta de las imprescindibles tarjetas para establecer la conexión. Adquirirlas en las oficinas de Etecsa resulta casi una misión imposible y la mayoría tienen que acudir a los revendedores.

Las tarjetas cuestan dos pesos convertibles (CUC) pero por “la izquierda” valen tres o más. Muchos clientes advierten que “hay maraña” y piden que la venta sea controlada, pues hay quienes compran 100 o más y luego las revenden tranquilamente a la puerta de las oficinas de Etecsa.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA