El Gobierno pretende evitar que la temporada de huracanes cause estragos en la economía

Ante la posibilidad de que en otoño, el área del Caribe se enfrente a una temporada de huracanas de similar dureza a la de 2008, el presidente del Gobierno cubano, Raúl Castro, lleva varias semanas reunido con los altos mandos de las Fuerzas Armadas para que se aseguren de que los sistemas para atenuar la devastación están en pleno funcionamiento. Ante la posibilidad de que en otoño, el área del Caribe se enfrente a una temporada de huracanas de similar dureza a la de 2008, el presidente del Gobierno cubano, Raúl Castro, lleva varias semanas reunido con los altos mandos de las Fuerzas Armadas para que se aseguren de que los sistemas para atenuar la devastación están en pleno funcionamiento. Las advertencias y la fijación de prioridades tuvo su inicio en una reunión del Consejo Nacional de Defensa, que se celebró el 28 de mayo, de la que Granma sólo ha ofrecido información hace sólo unos días. El problema es que ni la Isla, ni el régimen pueden permitirse una situación como la que se generó hace dos años, cuando el impacto consecutivo de tres catástrofes naturales causó daños por valor de 10.000 millones de dólares. De hecho, muchos dudan de la certidumbre de la cifra y creen que los huracanes sirvieron para inflar pérdidas, pero millón más millón menos, sí es cierto, y hasta Radio Bemba, lo admite que los vientos agravaron un problema, el de la escasez de liquidez, que ahora resulta casi irresoluble.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA