La Isla inicia el cambio hacia el “neoliberalismo socialista caribeño”

Con el inicio del año 2011, el «neoliberalismo socialista» en su versión caribeña empieza a hacerse real para la población cubana. Con el inicio del año 2011, el «neoliberalismo socialista» en su versión caribeña empieza a hacerse real para la población cubana. Si se cumple con lo previsto, la «salvaje» reestructuración de plantilla afectará a otros 800.000 empleados que serán despedidos, en los próximos tres años. Esta estrategia forma parte de los ajustes económicos que deben ser refrendados el próximo mes de abril, en el VI Congreso del Partido Comunista. En estos días, en la prensa internacional proliferan las crónicas sobre un proceso en el que 1,3 millones de cubanos perderán el empleo y tendrán que espabilar e integrarse en el nuevo ejército de ‘cuentapropistas‘ destinado a cambiar la estructura económica de la Isla. A veces, no siempre, se cuenta que el problema no es perder el sueldo (unos 14 euros de media).

Como explican algunos diplomáticos europeos, que realizan su trabajo en La Habana, lo que se pierde con el puesto de trabajo es la posibilidad de ‘resolver’, de realizar esos pequeños hurtos gracias a los cuales la población puede sobrevivir. También algún cronista narra que los ‘disponibles’ tienen derecho a una indemnización igual a un mes por cada diez años trabajados que, sin duda, ni los miembros más neoliberales del Partido Popular español se atreverían a proponer como fórmula para flexibilizar el mercado laboral.

Otros comentaristas apuntan además que ninguno de esos desempleados va a tener derecho a cualquier otro tipo de prestación posterior similar a los subsidios de paro españoles. Aquellos trabajadores que hayan alcanzado los 30 años de vida laboral, serán indemnizados con 42 euros, ninguna prestación más. Además, los analistas callejeros de Radio Bemba (nombre con el que se conoce en Cuba a la circulación de los rumores) muestran una gran preocupación por estas reformas económicas que va a llevar a cabo Raúl Castro para ‘salvar’ la Revolución. Una cosa al menos ha quedado clara. Aunque la cartilla de racionamiento adelgace día a día, los cambios de sexo serán gratis.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA