La OMC insta a EEUU a suprimir la norma que permite a Bacardí usar la marca Havana Club

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Órgano de Resolución de Diferencias de la Organización Mundial de Comercio (OMC), ha instado por enésima vez a EEUU a suprimir la norma de la Sección 211 de sus leyes de propiedad intelectual. El Órgano de Resolución de Diferencias de la Organización Mundial de Comercio (OMC), ha instado por enésima vez a EEUU a suprimir la norma de la Sección 211 de sus leyes de propiedad intelectual.

Una norma que parece estar hecha a la medida de Ron Bacardí, que le ha permitido expropiar una marca histórica de la Isla, en este caso Havana Club.

La resolución ha sido apoyada por los representantes de Cuba, y de Estados tan dispares entre sí como la Unión Europea, Ecuador, Chile, Brasil, China, Venezuela, India, México y Vietnam, citados aquí por riguroso orden de intervención. EEUU se limitó a repetir, también por enésima vez que el Congreso y el Senado del país trabajan para llevar a cabo los cambios legislativos que les sugiere la OMC. Pero, por el momento, la Sección 211 sigue en vigor.

Resulta sorprendente que estos adalides de la lucha contra la piratería y las falsificaciones, que imponen férreas condiciones sobre la propiedad industrial e intelectual en los textos de cualquier tratado de libre comercio que suscriben, permitan el uso indebido de una histórica marca de ron registrada por la Isla a una compañía sin derechos ciertos sobre ella excepto los derivados de esa ley estadounidense que contraviene todas las normas aplicables al comercio internacional.

La doble vara de medir que aplica el Gobierno de EEUU en su legislación interna sobre asuntos concretos en los que exige al resto del mundo tener una actitud distinta a la que ser reserva para sí queda perfectamente expuesta en esta norma que el Órgano de Resolución de Diferencias de la Organización Mundial de Comercio (OMC), ha instado a EEUU a suprimir.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA