¿Visitó Cuba el gallego mafioso pero leal?

Vivir sin permiso
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Miles de cubanos lo vimos, congelamos la imagen y ahí estaba el regalo del jefe y amigo: pasta en abundancia, pasaporte, billete de avión y una guía turística para que no se perdiera en sus sueños por conocer la isla.

Se lo explicó claramente, de su puño y letra: “ (…) también un pasaporte y un billete a La Habana. Por fin irás a Cuba. Siento no poder acompañarte, pero tengo otros planes…”

No le estoy tomando el pelo a nadie. La segunda temporada del serial Vivir sin permiso ha tocado a fondo en muchos hogares cubanos gracias a ese invento prodigioso que llamamos “paquete”, una suerte de alternativa televisiva ante una tv que nos desamina cada día.

No es la primera serie que recibimos. Cualquier cubano de a pie podrá sorprender al visitante al contarle otros casos, en extensa lista, que ni el recién llegado ha visto o, en el mejor de los casos está siguiendo o vio en su momento.

Muy bien contada la historia, con un equipo de realización cinco estrellas y actores de gran profesionalidad hasta en papeles menos que secundarios. Vivir sin permiso ha tenido el prodigio de entretenernos con la trama y el paisaje gallego las noches en días aciagos.

Una verdadera lástima y gran pesar de que Ferro no nos haya visitado junto a su inseparable Nemo. O dicho de otra forma, que hayan puesto un pie en la isla, el gran José Coronado y el no menos impresionante Luis Zahera, que nos da igual sea el personaje o el actor.

Allá los críticos y especialistas. Muchos serán los agradecimientos de nuestra parte. Entre ellos, a Aitor Gabilondo por ese guiño de unos pocos segundos a Cuba.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA