A preparar el bolsillo, que ya llega la feria del libro

Lo mismo que ocurre en diciembre con el festival del Cine Latinoamericano, sucede en La Habana y otras muchas ciudades cubanas en febrero, cuando se celebra la Feria Internacional del Libro, este año en su edición número veinte: decenas de miles de personas se movilizan para disfrutar durante casi un mes del gran evento cultural que este año anuncia la venta de más de dos mil títulos de autores cubanos y extranjeros. Lo mismo que ocurre en diciembre con el festival del Cine Latinoamericano, sucede en La Habana y otras muchas ciudades cubanas en febrero, cuando se celebra la Feria Internacional del Libro, este año en su edición número veinte: decenas de miles de personas se movilizan para disfrutar durante casi un mes del gran evento cultural que este año anuncia la venta de más de dos mil títulos de autores cubanos y extranjeros.

En esta ocasión, la cita estará dedicada al bicentenario de la primera independencia de América Latina, a los 220 años de la Revolución haitiana y a la primera declaración de la abolición de la esclavitud. Igualmente, se rendirá homenaje a los intelectuales Fernando Martínez Heredia y Jaime Zaruski, y como invitados de honor estarán los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Además habrá un programa profesional, académico y literario, que comprende más de 500 espacios para coloquios, homenajes, conferencias, lecturas, premiaciones, presentaciones de libros y otros.

Según datos oficiales, el año pasado los visitantes a la feria sobrepasaron los dos millones y se vendieron más de 900.000 libros de todo tipo.

Para el bolsillo promedio del cubano actual los precios de la feria no son nada económicos, pero así y todo la gente se aprieta el cinto y se mete como las polillas en los anaqueles buscando los títulos apetecidos y perseguidos, e incluso arrasando con la literatura infantil para inculcarle a los más jóvenes el perdido hábito de la lectura en un país donde antes de 1990, leer era una de las costumbres más extendidas y baratas y que se perdió también con la crisis del llevado y traído Periodo Especial.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA