AL QUE NO QUIERE CALDO…

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Hablando del tema de los cumpleaños nos enteramos de una de esas anécdotas que solo es posible escuchar en Cuba. Hablando del tema de los cumpleaños nos enteramos de una de esas anécdotas que solo es posible escuchar en Cuba.

Resulta que Pedro, un carnicero, esperaba el nacimiento de su primera hija a mediados de agosto, hace ya quince años. Muchos amigos le recordaron en tono de broma que si nacía el 13 de agosto (fecha del cumpleaños del Comandante) nada más lógico que le pusiera Fidelia, Fidelina, o algo parecido.

Pedro, que nunca ha sido muy aficionado al socialismo y a quien por esa época y todavía hoy le encanta la música de Julio Iglesias, dijo que de eso nada, que ya tenía el nombre y que la niña se llamaría Chavelys, como la hija del cantante…

Y así fue, nació el 13 de agosto, pero Pedro se salió con la suya.

Solo que «pasó el tiempo y pasó»… y a estas alturas, por supuesto, a nadie se le ocurre llamar Fidelia a Chavelys, pero en la casa, en la escuela y en el barrio, todos le dicen Chaves.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA