Los médicos cubanos, entre aspiraciones y deberes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La medida de las autoridades cubanas –implementada el 7 de diciembre- de “controlar” la salida de los médicos hacia el extranjero, en respuesta a la política estadounidense de estimularlos a abandonar el país, tiene en controversia al personal, que la considera necesaria, pero “una marcha atrás” en las disposiciones aperturistas en ese campo. La medida de las autoridades cubanas –implementada el 7 de diciembre- de “controlar” la salida de los médicos hacia el extranjero, en respuesta a la política estadounidense de estimularlos a abandonar el país, tiene en controversia al personal, que la considera necesaria, pero “una marcha atrás” en las disposiciones aperturistas en ese campo.

Tanto es así que el Ministerio de Salud Pública (Minsap) no cesa de dar explicaciones ante las muchas inquietudes manifestadas hasta en foros abiertos por la prensa cubana sobre el tema.

Las autoridades insisten en que no se trata de prohibir que los médicos viajen al exterior, sino de “planificar” esas salidas de manera tal de que la plaza de quien parta hacia el extranjero quede adecuadamente cubierta y no se afecte la atención a la población, objetivo considerado loable por la mayoría.

Sin embargo, aunque muchos admiten que “la defensa (por el Estado) está permitida”, advierten que con la burocracia que reina en el Minsap, las “autorizaciones” pueden demorar años, mientras hay quienes insisten en que restringir será a la larga contraproducente y que lo más adecuado es retribuir a los galenos como se merecen dado lo mucho que aportan al país.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA