Vuelve la pasión de los cubanos

El Campeonato Cubano de Béisbol inició la temporada con un partido por todo lo alto, entre Industriales y Villa Clara, finalistas de la más reciente edición, que llevó a todo el país al paroxismo en una final, que como todos recuerdan tuvo a los habitantes de La Habana, los vencedores, de fiesta hasta el amanecer, y a los de Santa Clara, los derrotados, como a la novia de Pacheco: vestida y sin ir al baile, como reza un dicharacho muy cubano. El Campeonato Cubano de Béisbol inició la temporada con un partido por todo lo alto, entre Industriales y Villa Clara, finalistas de la más reciente edición, que llevó a todo el país al paroxismo en una final, que como todos recuerdan tuvo a los habitantes de La Habana, los vencedores, de fiesta hasta el amanecer, y a los de Santa Clara, los derrotados, como a la novia de Pacheco: vestida y sin ir al baile, como reza un dicharacho muy cubano.

Pero en esta ocasión, cuando las autoridades deportivas esperan que la serie sea por todo lo alto para celebrar los 50 años de estos campeonatos, ya antes de comenzar se desataron en Radio Bemba los comentarios pues el torneo comienza en medio de retiros, regresos, y cambios en las reglas de juego.

De entrada, la conocida internacionalmente como Regla Schiller, la regla del ‘tie break’, según la Federación Internacional de Béisbol, se aplicará por primera vez en torneos cubanos, además del ‘supernocao’ a partir del quinto capítulo y con 15 carreras de diferencia entre un equipo y otro.

La crisis económica se hace presente y por ello serán pocos los juegos por la noche, para no tener que encender las enormes luces de los estadios, e incluso, se le pidió a los fanáticos que cuando las pelotas vayan a parar a las graderías no se queden con ellas de recuerdo, sino que las devuelvan al juego, porque cada vez son más caras y escasea la plata en el presupuesto.

Pero lo más llamativo para muchos será la ausencia del más ganador de todos los lanzadores cubanos en estos años, el derecho Pedro Luis Lazo, quien representó durante casi veinte años los colores del equipo de Pinar del Río y el cual ya había decidido poner fin a su carrera en el Premundial de Puerto Rico.

Al mismo tiempo regresará el torpedero internacional Eduardo Paret, por el equipo de Villa Clara, quien se perdió la serie anterior por problemas personales.

Para completar, con la última división político-administrativa que dividió en dos a la provincia de La Habana, el equipo que representa a ese territorio desaparece, pero reforzará al conjunto de Metropolitanos, de la capital del país.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA