Los problemas del transporte público se agudizan en la capital del país

las vacaciones de verano de la población de la Isla están poniendo de manifiesto un año más los problemas que sufren los medios de transporte públicos en el país. Las vacaciones de verano de la población de la Isla están poniendo de manifiesto un año más los problemas que sufren los medios de transporte públicos en el país. La falta de autobuses y la escasez de trenes y aviones han obligado a las autoridades a solicitar a los cubanos que intenten racionalizar sus desplazamientos.

Pero los movimientos que deben realizarse obligatoriamente dentro de los núcleos urbanos tampoco resultan fáciles. Hay trayectos que hace unos años, en las épocas doradas del transporte público cubano tras el triunfo de la Revolución, se realizaban en sólo diez minutos y que hoy pueden costar hasta una hora.

El agudizamiento de las dificultades ha provocado el regreso a la actividad de los hombres del Grupo Estatal de Apoyo al Transporte, cuya misión es detener la marcha de los coches oficiales para, una vez estudiadas sus hojas de ruta, incorporar a su trayectoria a los grupos de personas cuyo desplazamiento coincida con el de estos vehículos. La falta de autobuses es uno de los principales motivos de estas dificultades que podrían atenuarse un tanto cuando entren en funcionamiento las 600 unidades que el Estado cubano habría adquirido hace unos meses a empresas estatales de China y Rusia y que todavía no han iniciado los recorridos que les van a ser asignados. Sin embargo, el transporte turístico, que se abona en pesos convertibles, funciona con normalidad en toda la Isla. Los cubanos pueden utilizarlos también. Si tienen convertibles.

Más información

Scroll al inicio